¿Quiénes somos?

Creemos en un Dios, eternamente existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo;

En la deidad absoluta y humanidad completa de nuestro Señor Jesucristo, Dios el Hijo, Su nacimiento virginal, Su vida sin pecado, Sus milagros, Su muerte sustitutiva y expiatoria para todos a través de Su sangre derramada, Su resurrección corporal, Su ascensión a la mano derecha del Padre, y su retorno personal en poder y gloria para juzgar a los vivos y a los muertos;

En el presente ministerio del Espíritu Santo, por cuya morada el cristiano tiene el poder de vivir una vida santa, de dar testimonio y trabajar para el Señor Jesucristo;

En la inspiración divina de todos los 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamento tal como fueron originalmente otorgados, garantizando su infalibilidad, total confiabilidad y autoridad suprema en todos los asuntos de fe y conducta;

Que todas las personas son pecadoras y no pueden salvarse a sí mismas. La salvación se recibe como un regalo gratuito de la gracia de Dios, aparte de las obras, mediante el arrepentimiento y la fe personal en la obra redentora de Cristo y el poder regenerador del Espíritu Santo;

En la resurrección corporal de ambos, los salvos y los perdidos, la bendición eterna de los salvos y el castigo eterno de los perdidos;

En la unidad espiritual de los creyentes en nuestro Señor Jesucristo, que son así miembros de Su Cuerpo, la Iglesia, cuya obra es la adoración a Dios, el perfeccionamiento de los santos y la evangelización del mundo.

AMAR A DIOS, AMAR A TODOS, SERVIR A DIOS, SERVIR A TODOS. ESTE ES NUESTRO LEMA.

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. [2 Corintios 13:14]